En esta ocasión hablaremos de un problema dental más común de lo que podemos llegar a pensar: el bruxismo. Si alguna vez has experimentado el rechinamiento o apretamiento involuntario de los dientes, has padecido bruxismo. Pero, ¡no te preocupes! Hoy te explicaremos las causas detrás del bruxismo y los tratamientos disponibles para ayudarte a mantener una sonrisa radiante y libre de preocupaciones.

¿Qué es el bruxismo?

Digamos que a lo largo del día sufres de dolor mandibular, dolores de cabeza y molestias en los músculos faciales. Además percibes que el desgaste en tus dientes es mayor. Y no tienes ni la menor idea de por qué puede estar pasando. Pues es sencillo y no debes preocuparte: sufres bruxismo nocturno. En realidad, puedes sufrirlo tanto por el día como por la noche, aunque el nocturno es el más común.

Podemos definir el bruxismo como una condición que se caracteriza por el rechinamiento o apretamiento excesivo de los dientes y muchas personas que padecen bruxismo no son consciente de ello ya que suele ocurrir durante el sueño.

¿Por qué sufro bruxismo?

El bruxismo puede tener diversas causas, aunque la más común suele ser el estrés y la ansiedad. Éstos son desencadenantes comunes del bruxismo; la tensión acumulada puede manifestarse como el apretamiento de los dientes durante el sueño. Sí, mientras duermes, tu estrés y ansiedad no descansan.

No tienen un papel tan importante como la tensión, pero también puede contribuir al bruxismo una mala alineación dental o una mordida incorrecta. Podemos encontrar otros factores, como el consumo excesivo de la cafeína o trastornos del sueño, como la apnea obstructiva del sueño.

¿Cómo tratar el bruxismo?

Si quieres minimizar los daños ocasionados por el bruxismo, afortunadamente existen diferentes opciones de tratamiento, aunque siempre te recomendaremos que visites a tu dentista para un diagnóstico profesional. Dado que el bruxismo es inconsciente y nocturno, en la revisión rutinaria con tu dentista podrá diagnosticarlo. Si él lo determina, te aconsejará el uso durante tus horas de sueño de una férula de descarga realizada a medida que se ajusta a los dientes superiores e inferiores. Con esto, reducirás las consecuencias al apretar y rechinar los dientes mientras duermes.

Si el desgaste de los dientes es considerable, es muy importante que tu dentista los repare para que tengan la forma adecuada y goces de una mordida adecuada. Existen otras prácticas y técnicas de relajación, y, cómo no, un fisioterapeuta podrá ayudarte a liberar tensión de los músculos de tu mandíbula.

En definitiva, el bruxismo puede afectar nuestra salud dental y calidad de vida. Si sufres dolor en tu mandíbula, de cabeza y molestias en los músculos faciales, además de un desgaste excesivo de tus dientes, ponte en manos de un especialista que identifique las causas y busque el tratamiento adecuado.

Si sospechas que padeces bruxismo, te recomendamos que solicites una cita en Clínica Dental G&G para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado. ¡No dejes que el bruxismo no te permita sonreír!